Han pasado 6545 días

1/04/04 22:24


tom


Escuchando Alice, que el otro día dejó en casa el bueno de José recuerdo que en ocasiones una lágrima y una sonrisa son simultáneas.
Y que lo feo es bello.
Y que tengo trabajo pendiente.
Y que Tom Waits no me deja porque me hace pensar.

I disappear in your name
But you must wait for me
Somewhere across the sea
There's a wreck of a ship
Your hair is like meadow grass on the tide
And the raindrops on my window
And the ice in my drink
Baby all I can think of is Alice


Escrito por txema

link |   
 

19/06/02 13:00


memoria del futuro



Mira, el hombre que justo en este instante cruza la calle, el de camisa a cuadros azules y rojos, ¿lo ves?, ese hombre sólo es capaz de recordar el futuro. Su memoria no existe, y me refiero a la memoria del pasado. Es incapaz de decir lo que acaba de hacer hace tan solo cinco minutos y, sin embargo, sabe ya el año, el día, la hora exacta en que morirá. Sabe incluso todas las circunstancias que le llevarán a la muerte, pero es incapaz de demostrarlo porque él sólo recuerda el futuro y dicha categoría cognitiva únicamente puede ser sometida a las leyes de Kronos una vez constatados empríricamente los hechos. Míralo, el hombre de la camisa a cuadros azules y rojos no recuerda ni siquiera que tuvo madre, padre o hermanos, ningún tipo de vida en común, y sólo los reconoce como madre, padre y hermanos por el futuro que se le presenta en convivencia con ellos.
El hombre de las camisa a cuadros azules y rojos entra a veces en este bar donde estamos ahora y conversa con el camarero, y se le oye decir que si vuelve a entrar una y otra vez en el bar es porque ve que en el futuro seguirá haciéndolo. Con todo, suele comentar que no sufre ningún tipo de desarraigo y que no siente pena por nada de lo sucedido, claro, añade que en el caso de sentirse triste es porque ve lo que le sucederá. El hombre de la camisa a cuadros azules y rojos recuerda su futuro, pero es incapaz de ver el futuro de los demás si no es en relación con él. Ayer estaba contento porque iba recordando que su futuro será feliz. Esta mañana le ha dicho al camarero que ha querido sucidarse para cambiar su futuro de una vez por todas, pero al no recordar sus pensamientos minutos después se ha vuelto a poner contento.
Recientemente dicen que el hombre que cruzaba la calle con camisa de cuadros azules y rojos ha recordado que se enamorará dentro de unos meses. Todo el barrio está impaciente. ¿Qué amor será aquel que no puede ser recordado ni siquiera unas milésimas después?
Josep Porcar


Escrito por txema

link |